Usted está aquí

Día Internacional de Recuerdo de las Víctimas de la Esclavitud y la Trata Transatlántica de Esclavos y Esclavas

25/03/2020

Cada 25 de marzo venimos celebrando, desde su proclamación en 2008 por las Naciones Unidas, el Día Internacional de Recuerdo de las Víctimas de la Esclavitud y la Trata Transatlántica de Esclavos y Esclavas.

 

Entre los siglos XVI y XIX, en torno a 12 millones de personas de origen subsahariano, hombres, mujeres y niños, fueron vendidas a las Américas como mano de obra esclava. Todas estas personas eran obligadas a viajar en condiciones de hacinamiento y encadenadas durante meses en los denominados “barcos negreros” que surcaban el Atlántico. Durante los primeros siglos, se trató de un comercio de esclavos para trabajar en las plantaciones de caña de azúcar; pero también, en el caso de las mujeres, como objetos de satisfacción sexual. Demasiado tiempo pasó la sociedad europea dando la espalda a esta forma de explotación, hasta que se dio de bruces con la realidad. Mujeres blancas, europeas, empezaron en el siglo XIX a ser captadas y transportadas a otros países y continentes, siendo vendidas como concubinas en redes de prostitución. Fue en estos momentos cuando se empezó a hablar de la “trata de blancas”. Un término claramente racista con el que solo se visibilizaba a una parte de las víctimas. Recordemos que en esas fechas, todavía en algunos países no se había abolido la esclavitud.

En pleno siglo XIX, la trata de seres humanos supone la perpetuación de estas situaciones de esclavitud. Una esclavitud que ya de ninguna manera puede ser ajena a nuestra sociedad. Una forma de esclavitud que se encuentra en nuestras calles, nuestras plazas, nuestro mar de plástico. Ya no se trata de un flujo “ajeno” a Europa. Se trata de un flujo mundial donde los países más ricos son los principales destinos de las víctimas de la trata transnacional. El comercio triangular (Europa-África-América) sirvió económicamente al servicio de las colonias y era la base de producción del crecimiento pre-industrial en Europa. En la actualidad, la trata de seres humanos, que mueve más de 32 billones de dólares al año, sirve como base del sistema prostitucional y del sistema capitalista. 

Fundación Cruz Blanca trabaja, poniendo la mirada donde muchas otras personas e instituciones no quieren mirar, por restituir los derechos de las mujeres y hombres víctimas de la trata de seres humanos, sea cual sea su fin. Trabajamos en espacios del ejercicio de la prostitución, trabajamos en campos agrícolas y con personas en situación de sinhogarismo, entre otros. Además, nos esforzamos cada día por transmitir esta “mirada” a más personas, organismos y colectivos. Porque cuantos más ojos vigilantes y denunciantes de estas situaciones haya, más oportunidades de libertad tendrán todas estas personas explotadas y esclavizadas.   

Financiador relacionado

Financiadores